Las 50 SOMBRAS DEL GLUTEN (y su INTOLERANCIA) por Chris Kresser

image_pdfimage_print

23 de abril de 2013 por Chris Kresser

Traducción 14 de abril de 2015 por Javier Gamboa – BIOGENETICS 

 

 Para quienes no pudieron disfrutar de este, excelente y breve, artículo en su lengua original, presentamos la versión traducida al español de la publicación inicial en el periódico digital The Huffington Post (http://www.huffingtonpost.com/chris-kresser/gluten-intolerance_b_2964812.html) .

La enfermedad celíaca (EC) fue descrita inicialmente en el siglo primero después de Cristo (A.D.) por un médico griego llamado Aretaeus de Capadocia.  Pero ni Aretaeus ni nadie de su época sabría que la EC es causada por una reacción autoinmune al gluten, una proteína del trigo. Eso no llegó a conocerse hasta 1950  -varios siglos más tarde- cuando el Dr. Willem Dicke, un pediatra holandés, probó concluyentemente que el gluten era el culpable. (2) El descubrimiento de Dicke salvaguardó a millones de niños y adultos de los peligros de la enfermedad celíaca no diagnosticada (sin tratamiento), incluyendo desnutrición, retraso del crecimiento, cáncer, enfermedad neurológica y psiquiátrica severa e incluso la muerte.

Desde entonces, el diagnóstico de la intolerancia al gluten se ha venido realizando en términos absolutos, o “blanco o negro”: O tiene usted enfermedad celíaca, en cuyo caso incluso una pequeña cantidad de gluten le enviará corriendo al baño en tres segundos, o usted no, y usted puede consumir cerveza y panecillos sin miedo. Este enfoque de ” todo-o-nada ” ha llevado a ciertos médicos a decir a sus pacientes que sospechan que son intolerantes al gluten pero cuyos resultados diagnósticos han sido negativos, que simplemente están imaginando un problema que no existe.

Resulta que esos médicos se equivocan.

 

Las muchas sombras de la intolerancia al gluten

Para explicar el porque de su error, tengo que dar una lección rápida sobre la bioquímica del trigo y su proceso digestivo.

El trigo contiene varias clases diferentes de proteínas. Gliadinas y gluteninas son los dos elementos principales de la fracción de gluten de la semilla de trigo (Nota del traductor) así como del centeno, la cebada, la avena, o cualquiera de sus variedades y/o híbridos como la espelta, la escanda, el Kamet o el triticale. (Componentes estos esenciales para proporcionar al pan la capacidad para levantarse correctamente durante la cocción.)

Dentro de las gliadinas, existen cuatro epitopos diferentes (es decir tipos): alfa, beta, gamma  y omega . El trigo contiene además las aglutininas germen de trigo (proteínas que se unen al azúcar) y las prodinorfinas (proteínas relacionadas con la comunicación celular). Una vez que el trigo es ingerido, las enzimas del tracto digestivo llamadas transglutaminasas (tTG) contribuyen a la descomposición de los componentes del trigo. En este proceso, se forman proteínas adicionales, incluyendo gliadina desamidada (DMG) y gliadorfinas (también conocidas con el nombre de gluteomorfinas).

Esta es la esencia para comprender el problema: La enfermedad celíaca se caracteriza por una respuesta inmune a un epitopo específico de la gliadina (alfa-gliadina) y un tipo específico de la transglutaminasa (tTG-2). Pero ahora sabemos que las personas pueden reaccionar (y de hecho así ocurre) a varios otros componentes del trigo y del gluten  -incluyendo otros epitopos de la gliadina (beta, omega, gamma), la glutinina, la aglutinina germen de trigo (WGA) y la gliadina desamidada (DMG)  -así como otros tipos de transglutaminasas, incluyendo las del tipo 3 (encontrado principalmente en la piel) y las del tipo 6 ( encontrado principalmente en el cerebro ). (3 , 4 , 5 , 6 , 7 , 8)

Esto es un problema enorme porque las pruebas diagnósticas convencionales para la EC y la intolerancia al gluten sólo controlan la presencia de anticuerpos para la alfagliadina y el transglutaminasa-2. Si usted es sensible a cualesquier otra fracción de la proteína del trigo (por ejempo, beta-gliadina, gamma-gliadina u omega-gliadina), o a cualesquier otro tipo de transglutaminasas ( por ejempo, tipos 3 o 6 ), sus análisis darán negativo para EC e intolerancia al gluten sin importar cuan severa sea su reacción al trigo.

Más allá de la celíaquía: Porque la EC es sólo la punta del iceberg

Las estadísticas oficiales sugieren que la EC afecta entre 0.7% y 1% de la población de los EE.UU, Cifra que en España, según FACE (Federación de Asociaciones de Celiacos de España), alcanzaría el 1% de celiacos y el 6% de personas con algún tipo de intolerancia al gluten.. (9) Pero considerando el alcance limitado de la comprobación, es posible que la incidencia real sea mucho más alta.

Además, la EC es sólo la punta del iceberg cuando se trata de intolerancia al gluten. La enfermedad celíaca está causada por una respuesta autoinmune distinta a las proteínas de trigo y las enzimas  transglutaminasas intestinales. Pero la EC es sólo una de las expresiones posibles de intolerancia al gluten; existen muchas otras vías en las que la sensibilidad al gluten puede manifestarse en el cuerpo. Éstas son genéricamente denominadas como “sensibilidad al gluten no celíaca” o NCGS (Non-Celiac Gluten Sensitivity) por sus siglas en inglés.

No existe ninguna definición de consenso sobre la NCGS aún, pero la tendencia mas aceptada es que se trata de una reacción al gluten de origen no autoinmunitario (como la EC ) o alérgico (como la alergia al trigo). Otra definición que he visto es, “una reacción al gluten que se resuelve cuando el gluten es retirado de la dieta y la EC y la alergia han sido descartadas.” (10)

Es difícil de estimar la prevalencia de la NCGS porque no existe ninguna prueba diagnóstica definitiva para ello. Como mencioné anteriormente, las pruebas disponibles actualmente para la sensibilidad de gluten son limitadas y sólo monitorizan para una pequeña fracción de los componentes del trigo que son capaces de causar reacciones adversas. Otro asunto es la variedad de síntomas causados por la EC y la NCGS. Mientras que mayoría supone que la intolerancia al gluten siempre causa problemas digestivos, esto no es necesariamente así. Casi 50 por ciento de nuevos pacientes diagnosticados de EC no tiene síntomas gastrointestinales. (11) Además, para cada caso diagnosticado de EC, existen 6.4 casos que permanecen sin diagnóstico-  la mayoría de los cuales son formas atípicas o silenciosas sin los “populares” síntomas gastrointestinales. (12)

La intolerancia al gluten puede afectar prácticamente a todos los  tejidos de nuestro cuerpo, incluyendo el cerebro, la piel, el sistema endocrino, estómago, hígado, vasos sanguíneos, músculos lisos e incluso los núcleos celulares. La EC y la NCGS está asociada con una asombrosa variedad de enfermedades desde la esquizofrenia y la  epilepsia, a la diabetes tipo1, la osteoporosis, dermatitis, psoriasis, el hipotiroidismo de Hashimoto o la neuropatía periférica. (13) Porque el rango de síntomas asociado con la intolerancia de gluten es tan amplio e inespecífico (por ejemplo, puede ser atribuido a un gran número de causas), que muchos pacientes y médicos no sospechan que el gluten pueda ser el causante.

Aún con estas limitaciones, ciertas estimaciones sugieren que la NCGS podría afectar a 1 de cada 20 americanos. (14) Y mientras que ciertos colectivos médicos continúan insistiendo en que la NCGS no existe, varios estudios la han validado como una condición clínica distinta  -incluyendo ensayos “estándar de excelencia”, dobles ciegos, comparativa de suministro de placebos-. (15)

La dieta “libre de gluten” (DSG): Todavía el mejor método para evaluar la intolerancia al gluten

Con todo esto en mente, la pregunta obvia que se genera es, “¿Cual es el mejor prueba para la intolerancia al gluten?” Debido a las limitaciones mencionadas de las pruebas (test) analíticas actuales, la mayor parte de los expertos en la sensibilidad de gluten coinciden en que la única prueba confiable es la “estimulación con gluten”. Esto supone eliminar completamente el gluten de la dieta por un período de al menos 30 días, y entonces volver a añadirlo de nuevo. Si los síntomas mejoran durante el período de eliminación, y regresan cuando se introduce de nuevo el gluten, se puede hacer un diagnóstico positivo de NCGS.

Sin embargo, para mucha gente una dieta libre de gluten no es suficiente. Ciertos granos que no contienen gluten, como el maíz, la avena o el arroz, contienen proteínas que son muy similares en estructura al gluten (panalérgenos) y pueden desencadenar una respuesta inmune en personas con EC o NCGS. Además, el 50% de los pacientes con EC da muestras de intolerancia a  la caseína, la proteína en la leche. (16) Esto puede explicar porque hasta el 30% de los pacientes de EC continúen presentando síntomas o signos clínicos después de adoptar una dieta libre de gluten. (17) Por esta razón, recomiendo una dieta completamente libre de granos y productos lácteos durante el período de eliminación del gluten.

Finalmente, aún cuando la supresión total de gluten, como se ha descrito, es todavía la prueba “estándar de excelencia” para la intolerancia al gluten, existe un laboratorio relativamente nuevo (laboratorios Cyrex) que ofrece un análisis de sangre que monitoriza todas las proteínas y enzimas transglutaminasas del trigo y el gluten que se han mencionado. Esta puede ser una herramienta diagnóstica útil, pero debe nunca reemplazar la supresión gluten/ dieta Paleo. (Nota: Debe ser prescrita por un médico o personal sanitario facultativo.)

Técnicas de control de predisposición genética (Capitulo del Traductor)

Actualmente existen además de las pruebas inmunológicas e histológicas test moleculares basados en marcadores (haplotipos HLA-DQ2 y HLA-DQ8) del sistema HLA (HMC humano). Las pruebas genéticas contribuyen a un diagnóstico precoz (de especial interés en casos pediátricos) incluso en pacientes silentes o asintomáticos estableciendo la predisposición a sufrir EC o NCGS en un porcentaje significativo de la población,evitando con ello pruebas invasivas, incómodas y de mayor coste. Mientras se desarrollan nuevos marcadores adicionales a los existentes para los haplotipos, HLA-I, B8-MICA-A5.1, MICB0106 y DR3-DQ2 sobre los genes MICA y MICB.(18)(19).

BIOGENETICS está contribuyendo a la mejora de los protocolos diagnósticos desde una aproximación diferente, dentro de su línea de investigación presentada en 2013 y que bajo el título “Nutrigenomics’ Next Milestone” se basa en el axioma “los pacientes son diferentes, los alimentos también”. En este contexto se plantea la caracterización  de diferentes epítopos polimórficos, o dicho de otra manera variantes genéticas de la proteína del trigo, así como de panalérgenos relacionados, que podrían provocar una reacción de intolerancia al gluten. Esta identificación de variantes proteicas de alimentos sería incorporada como información alergénica adicional en el sistema de etiquetaje interactivo de agroalimentos GENOMID, permitiendo un diagnóstico de mayor “resolución” (identificación de alérgenos, reacciones cruzadas, etc…).(20)

  1.  A Brief History of Celiac Disease. Stefano Guandalini
  2.  Willem Dicke. Brilliant clinical observer and translational investigator. Discoverer of the toxic cause of celiac disease. Yan D, Holt PR.
  3. The gluten response in children with celiac disease is directed toward multiple gliadin and glutenin peptides.Willemijn Vader, Yvonne Kooy, Peter van Veelen, Arnoud de Ru, Diana Harris, Willemien Benckhuijsen, Salvador Peña, Luisa Mearin, Jan Wouter Drijfhout, Frits Koning.
  4. Glutenin is involved in the gluten-driven mucosal T cell response. Yvonne van de Wal, Yvonne M. C. Kooy, Peter van Veelen, Willemijn Vader, Suzannah A. August, Jan Wouter Drijfhout, Salvador A. Peña and Frits Koning.
  5. Wheat germ agglutinin, concanavalin A, and lens culinalis agglutinin block the inhibitory effect of nerve growth factor on cell-free phosphorylation of Nsp100 in PC12h cells. Hashimoto S, Hagino A.
  6. Celiac disease: antibody recognition against native and selectively deamidated gliadin peptides. Aleanzi M, Demonte AM, Esper C, Garcilazo S, Waggener M.
  7. Transglutaminases in disease.Kim SY, Jeitner TM, Steinert PM.
  8. Autoantibodies in gluten ataxia recognize a novel neuronal transglutaminase.Hadjivassiliou M, Aeschlimann P, Strigun A, Sanders DS, Woodroofe N, Aeschlimann D.
  9. The Prevalence of Celiac Disease in the United States.Alberto Rubio-Tapia MD, Jonas F Ludvigsson MD, PhD, Tricia L Brantner, Joseph A Murray MD and James E Everhart MD, MPH
  10. Non-celiac gluten sensitivity. Lundin KE, Alaedini A.
  11. http://charlotte-celiac-connection.org/
  12. High prevalence of undiagnosed coeliae disease in 5280 Italian students screened by antigliadin antibodies. C Catassi, IM Rätsch, E Fabiani, S Ricci, F Bordicchia, R Pierdomenico and PL Giorgi
  13. Coeliac disease. Conleth Feighery
  14. Clues to Gluten Sensitivity. Melinda Beck (The Wall Street Journal)
  15. Non-celiac wheat sensitivity diagnosed by double-blind placebo-controlled challenge: exploring a new clinical entity. Carroccio A, Mansueto P, Iacono G, Soresi M, D’Alcamo A, Cavataio F, Brusca I, Florena AM, Ambrosiano G, Seidita A, Pirrone G, Rini GB.
  16. Mucosal reactivity to cow’s milk protein in coeliac disease. Kristjánsson G, Venge P, Hällgren R.
  17. Celiac disease. Green PH, Cellier C.
  18. Association of MHC class I related gene B (MICB) to celiac disease.González S, Rodrigo L, López-Vázquez A, Fuentes D, Agudo-Ibáñez L, Rodríguez-Rodero S, Fdez-Morera JL, Martínez-Borra J, López-Larrea C.
  19. MHC class I chain related gene A (MICA) modulates the development of coeliac disease in patients with th high risk heterodimer DQA1*0501/DQB1*0201. López-Vázquez, A; Rodrigo, L; Fuentes, D; Riestra, S; Bousoño, C; García-Fernández, S; et al.
  20. AllerGene de GENOMID. Caracterización genética de variantes alergénicas. Gamboa J.